#2BC4D5 El Doríforo de Policleto Volver a GRECIA

Policleto
El Doríforo

Siglo I d.C.
Mármol lunense; altura: 213,5 cm
copia romana del original griego en bronce de ca. 420 a.C.
Museo Arqueológico, Nápoles

La escultura representa a un joven desnudo, en actitud de marcha, con una lanza sobre el hombro izquierdo, la cabeza ligeramente ladeada hacia la derecha y un rostro de serena belleza con la mirada distante. El Doríforo, "el que lleva la lanza", es la obra más famosa esculpida por Policleto, en ella el artista griego concretó el canon de belleza masculina, siendo considerada, incluso desde la Antigüedad, como el modelo de las perfectas proporciones del cuerpo humano y la concreción plástica del sistema de proporciones que Policleto había considerado en su famoso tratado sobre el Canon.

La composición del Doríforo representa la aportación al arte griego clásico de nuevas concepciones rítmicas y de equilibrio armónico a partir de formas funcionalmente contrapuestas: la pierna derecha soporta el peso del cuerpo estando firmemente apoyada en el suelo, recta y comprimiendo así la cadera; la pierna izquierda, en cambio, no soporta peso alguno y, retrasada, toca el suelo apoyando solamente los dedos; en la parte superior el esquema funcional cambia, el brazo derecho no realiza ningún esfuerzo y cae relajado a lo largo del cuerpo, mientras que el brazo izquierdo se dobla para sostener la lanza que originariamente portaba; el torso presenta una ligera inclinación hacia el lado derecho y la cabeza gira en ese mismo sentido inclinándose levemente. Este ritmo cruzado y compensado del cuerpo en el Renacimiento se lo llamó "contraposto".

El Doríforo conserva todavía cierta rudeza en el modelado propia del período arcaíco, los pectorales son planos, y las líneas de la cintura y la cadera aparecen fuertemente marcadas; mantiene la frontalidad de la concepción arcaica de la estatuaria griega, a su vez, derivada de la egipcia, y por ello se marca claramente el eje vertical. Pero Policleto rompió con el concepto tradicional de simetría oponiendo las partes del cuerpo respecto del eje, con ello conjuga dos principios básicos, quietud y movimiento, que se complementan en una idea unitaria: belleza y fuerza.

"Policleto de Sición... representó también al Doríforo, muy joven pero viril. Creó también lo que los artistas llaman Canon, derivando de ello, como de una ley, las características del arte">; este fragmento de Plinio es en el que se basaron los estudiosos para identificar la escultura hallada en Pompeya en 1797, como una copia en marmol de la obra del gran escultor griego y, además, como aquella descrita por el propio Policleto en su "Canon", y que constituía el modelo de las proporciones ideales del cuerpo humano masculino.

Sin embargo, recientemente se ha producido una nueva interpretación que difiere de la hasta hoy establecida. Se ha llamado la atención sobre la posición de los dedos de la mano izquierda, donde el índice y el meñique sobresalen respecto del mayor y anular, como sosteniendo un asa curva, como la de un escudo, y no un asta cilíndrica como la de una lanza. Por otra parte, analizando en detalle el brazo derecho, se advierte que, lejos de caer relajado, tiene los biceps contraidos y los tendones de la mano en tensión; asimismo los dedos de esta mano parecen rodear un objeto cuadrángular que bien podría ser la empuñadura de una espada. Así, el "Doríforo" no sería el "portador de lanza", sino un joven que sosiene con la izquierda un escudo junto a su cuerpo, portando una espada en la derecha. Estos atributos designarían al heroe ateniense Teseo, al que se vinculaba con la formación civil y militar de los jóvenes griegos. Por lo que, de ser correcta esta interpretación, el "Doríforo" no sería el Doríforo, sino "Teseo". Ésta, como todas las obras de arte de cualquier época, son motivo permanente de estudio e investigación, por lo que estos cambios en la interpretación no deben sorprendernos.



   Volver a GRECIA, página 1